Cuando un niño reprime su naturaleza, ya sea debido a que no es aceptado, protegido y / o amado; o simplemente porque se le educa para sobrevivir y destacar en nuestro competitivo mundo, ese niño esconde, olvida, e incluso llega a rechazar en la edad adulta, su natural sensibilidad. Pero la esencia natural del ser humano, su sensibilidad, sigue viva, muchas veces luchando por salir de su ostracismo. La esencia innata de su alma sobrevive como un ángel dormido.

domingo, 7 de julio de 2024

EL RE-ENCUENTRO CON LA FELICIDAD
(COMUNICACIÓN PARA UNA VIDA PLENA)


“Esta es la buena noticia: se pueden cambiar ideas y sentimientos,
aun aquellos que están profundamente arraigados.
La mala noticia es que para transformarlos no basta con proponérselo.
Así como concluimos a la velocidad de un rayo si una persona
nos parece confiable, inteligente o divertida, también
los juicios sobre nosotros mismos son precipitados e imprecisos.
Ese es el hábito que tenemos que aprender: el de hablar con uno mismo”


Mariano Sigman (1972 - …)



Foto de Vitolda Klein en Unsplash
¿Qué hay detrás de mi hambre de conversar? ¿Por qué en este momento de mi vida conversar se ha convertido en una necesidad tan destacada?

Llevo más de dos años promoviendo lo mismo, intentando sortear los vacíos que se crean entre las personas, y charlar abiertamente hasta el agotamiento, especialmente sobre la vida. En realidad, no hago otra cosa que intentar recuperar los valores de la infancia, perdidos en la edad adulta, pues ellos me llevan a la más bella experiencia de vida.


Cada día tenemos más medios de comunicación pero nos comunicamos menos. Cada día nos conectan más las redes sociales pero es más superficial lo que nos decimos. Y aun estando más conectados, la soledad avanza entre nosotros como un fantasma invisible. Especialmente entre los jóvenes, lo que nos debería hacer pensar en la educación que les damos y los valores que les transmitimos.

Estar acompañado no evita la soledad. La soledad se evita comunicándonos. Pero no es suficiente cualquier tipo de comunicación. La comunicación superficial e intrascendente es tan válida como cualquier otra, pero una comunicación que no facilite nutrir el espíritu de ideas y emociones ―que no sea útil para poner de manifiesto tanto nuestras diferencias como nuestras similitudes― nos aboca al aislamiento y la soledad. Necesitamos contrastar nuestras ideas tanto como tener la oportunidad de sentirnos diferentes. Y, al contrario, sentirnos integrados por lo que pensamos y sentimos. Nos es imprescindible, de tal manera que el ser humano sin estas dinámicas se siente perdido y abatido.

El problema se agrava porque, como viene a decir Sigman con otras palabras, tenemos que recuperar el sano hábito de hablar con nosotros mismos para poder hablar con los demás.

Foto de krakenimages en Unsplash
Si la palabra es el medio por excelencia en la comunicación intelectual (escucharnos), el gesto lo es en la comunicación emocional (vernos). Hoy por hoy, hacerse adulto implica aprender a ocultarnos. Lo hacemos para evitar situaciones incómodas o dolorosas, sin darnos cuenta de que con esta solución nos aislamos tanto de quienes nos puedan dañar como de quienes nos pueden hacer sentir la vida más bella. Las caretas nos aíslan del posible daña, pero también de la posible caricia.

La madurez de aprender a ocultarnos es un aprendizaje insano, pues nos aboca a la soledad, problema que jamás tendrán los niños, especialistas en conectar emocionalmente (pues intelectualmente no están desarrollados). La madurez que deberíamos aprender, en la adolescencia y juventud, es la de saber elegir a nuestros seres queridos y, sobre todo, la de no sentirnos heridos ante los fracasos y las agresiones. Deberíamos ser lo suficientemente maduros como para saber discriminar infinitamente mejor qué nos debería doler y qué deberíamos obviar o despreciar. Los adultos actuales somos hipersensibles, precisamente porque aprendemos a hacer lo contrario de lo que nos beneficia.

Y aquí enlazo edad adulta e infancia. Los niños saben mucho mejor que nosotros ―los adultos― cómo nos debe afectar lo que ocurre en nuestra vida. Intelectualmente son inmaduros, pero emocionalmente son lo suficientemente maduros como para ir a lo esencial y dejar pasar la decepción o el daño recibido a una velocidad sorprendente.

Por tanto, nuevamente apelo a re-aprender el espíritu de la infancia, pues tomar ese camino supone en re-encuentro con una vida sana, digna y feliz. Y, por favor, dejemos de condicionar emocionalmente a los niños de forma tan equivocada, que somos nosotros los que les convertimos en adultos frágiles.


Emilio Muñoz
Un ángel dormido...

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
(original autentificado)



Shingo Mimura - Innocent Smile
(por Shingo Mimura - ミムラシンゴ)



8 comentarios:

  1. Querido amigo, coincido contigo, a los fracasos y agresiones le doy la espalda, y me dan ganas de responder a ellos pero cuento hasta 10 y me digo no vale la pena, si lo hago me pongo a su par.
    Tengo mucho contactos con los niños, mi hija es maestra jardinera y a veces trae a casa con permiso de sus padres a merendar y me quedo perpleja de sus preguntas y si te tiene que decir algo te lo dicen sin problemas, son auténticos.
    Investigan todo y si tienen una critica la dicen, ellos no esconden nada.
    Ellos me enseñan a vivir mejor y ser mejor persona.
    Eso si...cuando se van mi casa quedo hecha un desastre y a ponerse a limpiar y ordenar.
    Me encanto tu post, siempre es lindo leerte.
    Abrazos y te dejo un beso querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese último comentario sobre cómo queda la casa después de haber pasado la estampida me ha hecho reír. Algo de esa disciplina de la que hablabas en otros post es necesaria. Positiva y constructiva, por supuesto.

      Estoy plenamente de acuerdo contigo, querida Liz. En tu blog has demostrado sobradamente que tu enfoque de la vida es muy positivo y constructivo. Eso está genial.

      Los niños tienen el gran valor de ser ellos mismos, sin orden, sin límites y sin responsabilidades, con el inconveniente de que del desorden que causan. Es difícil encontrar un mínimo equilibrio entre ambas tendencias, pero no imposible.

      Por el contrario, los adultos solemos ser ordenados, auto-limitados y responsables, pero a costa de anular parte de nuestra personalidad, espontaneidad y sinceridad. Con el agravante de que solemos enseñar a los niños a ser así.

      Supongo que hay muchos adultos que se sienten cómodos viviendo así, pero dudo que se sientan completos y contentos con su vida. Normalmente se da de lado la realidad, pero la insatisfacción se manifiesta en los detalles y en el estado de humor que queda en el fondo. Y a veces, en momentos críticos, sale a flote esa compleja situación creando estados anímicos difíciles.

      En mi opinión, la naturaleza innata de los niños es mucho más sencilla y les permite vivir con bastante mayor satisfacción su vida. Hasta que les convertimos en adultos, por supuesto.

      Como siempre digo, hablo en términos generales. Hay una casuística muy variada en la realidad.

      Gracias por tu participación, reflexión y apoyo a este, mi blog más querido.

      Y un enorme abrazo, y un beso, querida amiga!!!

      Eliminar
  2. Mi querido Emilio, vivo cada dia con mi niña y aprendi mucho de ella, ella me enseño el puro amor, dar ternura, me enseño que la vida pasa viviendo los mas sencilos momentos , en grandes momentos.
    Con ella soy una niña mas disfrutando el vivir con alegria.
    A veces llora el alna pero ella solo ve mi sonrisa.
    Emilio querido, gracias por tus letras que llegan al alma como caricias.
    Cariños y besos mi querido Emilio, que Dios te bendiga alna bella.💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mi querida Noemí!!! Si te das cuenta, lo que, por una parte, es una situación muy dura y dolorosa, por otra te permite vivir a una hija en su expresión más natural, más sincera, y, en mi opinión, más bella. Es curioso como se nos presentan las circunstancias de la vida en ciertas ocasiones!!! Tienes mucho trabajo con tu preciosa hija, pero a la vez la disfrutas en su más bonita manifestación, y te permite a tí vivirla como una niña, recuperando lo más esencial e innato de tu personalidad. Lo más auténtico de tí misma!!! Sorprendente!!!

      No puedes imaginar cuánto me agrada que tengas esa oportunidad porque, si te das cuenta, eso te permite disfrutar de cosas que, tal vez, de otro modo no disfrutarías. Y aunque sea un tanto egoísta decirlo, eso estoy convencido de que te permite entender, y reconocer en tí misma, lo que digo en este blog.

      Y llego a otra conclusión: cuando nos abrimos a la vida y la aceptamos tal y como es (pero sin renunciar a todo lo bello que deseamos), podemos llegar a apreciar que una situación complicada, con muchas aristas, tiene también vertientes enriquecedoras. Llegar a verlo supone aprender a vivir, y disfrutar de ello, algo que de otra manera pasaría desapercibido.

      Me alegra mucho lo que dices de tu experiencia. Me alegra que seas tan consciente de tu vida.

      Y te agradezco enormemente tu visita, participación y apoyo a este blog. Y sabes: mi más querido blog, aunque sea el más humilde y, seguro, el más complicado (o uno de los más complicados de seguir).

      Dios te bendiga a tí, y te bendiga la vida y el destino. Y te haga vivir toda la belleza y felicidad que mereces, que es enorme. Gracias por traer hasta aquí tu bella alma.

      Recibe, además de mi gratitud, todo mi cariño, besos y un enorme abrazo, querida amiga!!!

      Eliminar
  3. Hay Emilio, sabes los ninos son
    la magia de la vida, nos sonríen
    con sinceridad con el corazón
    abierto, y la dulzura de su mirar,
    te aplaudo mi amigo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero fíjate bien, mi querida Siby: establecemos una separación entre los niños y nosostros, los adultos. Se trata de una distinción excluyente que nunca se debería producir y que, en mi opinión, está en la raíz de todos los problemas inter-generacionales.

      Por qué se produce esto??? Porque los adultos maduramos (o nos hacen madurar) como si tuviéramos que renegar del ser que somos en la infancia. Nos tenemos que convertir en unos seres supuestamente mejores, pero en la realidad, esa concepción de la madurez nos convierte en peores seres humanos. Y lo que es más absurdo: es una madurez que renunciando al espíritu de la infancia cae en el infantilismo.

      El ser humano adulto tiene que ser el resultado del desarrollo del niño, pero sin renunciar a él, sino integrándolo plenamente en el proceso de maduración. Es la única forma de madurar a la que yo encuentro sentido. Lo demás, y la misma realidad, me parece un peligro latente de caer en el absurdo.

      Además, forzamos a los niños, y a los jóvenes que son diferentes, a renunciar a sí mismos para parecerse al ideal de persona madura de la sociedad, del grupo social en el que se integra y de la familia a la que pertenece. Se hace justo lo contrario de lo que se debería hacer para tener niños más felices y sociedades mejores.

      Gracias por tu visita y participación, Siby!!! Gracias por el apoyo a este blog, tan especial para mí.

      Y un enorme abrazo, con besitos dulces, para tí, querida amiga!!!

      Eliminar
  4. Querido amigo, gracias por tu comentario, aprendo mas de la vida con ellos.
    No soporto el mal trato a la Mujer ni a los niños, por Dios que cobardía.
    Te dije en un comentario que mi hija es maestra jardinera, ella juega con los niños, les canta, hacen rondas, un día le tomo la manito a un niño para salir a jugar y el niño hizo un gesto de dolor, ella enseguida llamo a la Directora del jardín, llamaron al medico y el niño tenia fracturado un bracito, llamaron a la policía y el caso quedo en violencia familiar.
    Al chiquito lo sacaron del colegio y mi hija se toma la molestia de pasar por la casa después que sale del jardín .
    Esas cosas no me las puedo callar, no me son indiferente, me golpean el pecho y duelen.
    Que largo que lo hice jajajaja
    que tengas un precioso día querido amigo
    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  5. O reencontro com a felicidade geralmente envolve redescobrir o que traz alegria e satisfação pessoal, muitas vezes por meio da introspecção e do alinhamento com nossos valores e paixões.
    A comunicação para uma vida plena é essencial nesse processo, pois facilita a expressão autêntica e a construção de conexões significativas com os outros.
    Através de uma comunicação aberta e honesta, podemos resolver conflitos, estabelecer relacionamentos mais profundos e criar um ambiente de apoio mútuo, contribuindo para uma vida mais equilibrada e realizada.

    Muito lindo amigo
    Abraços

    ResponderEliminar

EL RE-ENCUENTRO CON LA FELICIDAD<br /> (COMUNICACIÓN PARA UNA VIDA PLENA)

“Esta es la buena noticia: se pueden cambiar ideas y sentimientos, aun aquellos que están profundamente arraigados. La mala noticia es qu...